Quienes Somos

Grupo de Investigadores

Presentación

El CTIT está conformado por un grupo de investigadora(e)s de diversas disciplinas científicas en humanidades y ciencias sociales. Su objeto de estudio son los problemas teóricos y sociales que tienen origen en Latinoamérica. No es dependiente de ninguna institución y funciona de forma autónoma.

Objetivos

El CTIT tiene como objetivo sistematizar, problematizar y producir una reflexión que permita pensar el contexto inmediato chileno y latinoamericano como también las herencias filosóficas y teóricas del pensamiento en Chile y Latinoamérica, y los problemas sociales que se producen en ellos. El elemento “telúrico” es una metáfora. Significa dos cosas: a) la producción escritural desde el suelo o en relación a él; b) el movimiento telúrico que señala un constante replantear la realidad (crítica), y el constante movimiento de la realidad. La labor va dirigida así, a problematizar y articular posibles enfoques en torno al pensamiento chileno y latinoamericano y sus problemas sociales y sus nudos teóricos, desde la riqueza de la interdisciplinariedad.

Historia del CTIT

El Centro Telúrico de Investigaciones Teóricas (CTIT) se forma en el año 2011 por investigadores chilenos, el cual tuvo como objetivo problematizar la realidad social y cultural chilena e investigar las producciones escriturales y reflexivas sobre el pensamiento en Chile. En razón de ello, se destinó el N° 1 de la Revista Cisma, dependiente del CTIT, al análisis de los aspectos que considerasen relevantes del “Movimiento Estudiantil chileno del 2011” los entonces investigadores del Centro, a los cuales se sumaron las visiones de otros investigadores chilenos externos a él, e investigadores de otras nacionalidades con experiencias similares en sus países de origen. Con posterioridad aparecieron en la misma Revista, trabajos de investigadores que escudriñaban aspectos teóricos del trabajo intelectual chileno, tales como los artículos publicados en Revista Cisma N ° 3, “Lucía Guerra-Cunningham: crítica feminista entre la metrópolis y la arpillera” (Escobar Lastra) y “La idea de la crítica como ejercicio  epistemológico  en  Villalobos  Kirmayr” (Carrasco Jiménez), ambos analizando los aportes epistemológicos de intelectuales chilenos con visiones estimadas novedosas. Lo mismo en fases investigativas y divulgativas, el comentario crítico del Libro de la pensadora chilena Lucy Oporto Valencia “Lucy Oporto Valencia. El diablo en la música: la muerte del amor en El gavilán, de Violeta Parra” (L. Valdebenito) y del trovador chileno Tata Barahona con “Tata Barahona, un trovador chileno encontrado en su disco ‘Fotografías’” (L. Valdebenito).

El año 2014 se comienzan a ampliar las posibilidades del Centro, con el objeto de estudiar otras problemáticas surgidas en toda Latinoamérica, con lo cual el trabajo anterior queda fijado como una línea de investigación. Y se toma la problemática en Latinoamérica, por ser Chile parte de ese entramado geográfico, cultural e histórico, en el sentido de su pasado común colonial y de mestizaje, lo que permite preguntas igualmente comunes, diálogos a raíz de esas preguntas, y miradas particulares surgidas desde este continente. En suma, su problemática social y teórica. Ya se habían dado indicios, al acoger Revista Cisma, algunas problemáticas, e incluso opciones epistemológicas. Ejemplo es “Raúl Ruiz y la poética barroca” (Y. Valdebenito), donde desde la óptica de Luiz Lezama Lima, se analiza una producción de Raúl Ruiz.

Líneas de Investigación

1. El pensamiento chileno: comprender a Chile en su complejidad, haciendo lectura desde nuestro contexto en búsqueda de ciertos elementos que pudieran ser comunes, compartidos por pensadores, artistas e investigadores que ya han escrito sobre y desde nuestra realidad. Preguntas aproximativas a dicho problema se pueden formular, por ejemplo: ¿cómo se construye el pensar lo chileno? | ¿cuáles son los registros para pensar lo chileno? | ¿cuáles son los aportes novedosos y diferentes que aportan pensadores chilenos? | ¿los hay realmente? Es así como se han escrito trabajos sobre las ideas de Villalobos y Lucía Guerra-Cunningham: el primero, respecto de su contribución a la crítica marxiana, la segunda, acerca de su visión sobre la crítica feminista. De investigadores externos contribuyendo a la Revista Cisma, se tienen aportes como "Siete apuntes prescindibles para una genealogía literaria de la crisis de la educación en Chile" de Daniel Noemi, “La maduración de la serpiente. El Quiltro, el Movimiento Estudiantil y la putrefacción de Chile”, de Lucy Oporto Valencia, donde en ambos casos se reflexiona a partir de producciones intelectuales y culturales en Chile, y que tienen un significado específico dentro del contexto de su producción. De igual modo el artículo “Folklore, música popular e identidad nacional en el modernismo musical chileno. Reflexiones a partir de un escrito de Alfonso Leng (1927)” de Juan Carlos Poveda, donde a través de textos de Leng se hace una lectura de lo que surge o surgiría del suelo del autor.

2. El pensamiento lantinoamericano: bajo esta línea surgen diversas preguntas: ¿cómo se podrían pensar las cosas desde un territorio? |¿qué significados se traman desde aquí? | ¿cómo podría pensarse el patrimonio cultural y reflexivo heredado? | ¿cómo hacer genealogías e historizar desde este suelo, o en virtud o a propósito de él? Sobre esa vía se han producido trabajos tomando la óptica epistemológica de Lezama Lima, pero de igual modo cuando se producen reflexiones sobre los objetos culturales producidos en Latinoamérica. Tal es el caso del artículo para la Revista Cisma del investigador externo Alex Zapata, “Ritmos transhumantes de Caliban: los casos del ska y reggae”.

3. Problemas sociales: que lo entendemos como aquellos conflictos que surgen a consecuencia de la satisfacción de las necesidades humanas, cualquiera sean éstas. El análisis del movimiento estudiantil chileno del 2011 (y del 2006), podrían haber sido expresión de estas necesidades, y que se expresaron en estudios sobre la conflictividad surgida a consecuencia de las necesidades que del movimiento se podían inferir: necesidades educativas, necesidades económicas, etc.